Muchos de nuestros clientes nos preguntan qué hacer con un colchón usado cuando se sustituye por uno nuevo.

La vida útil de un colchón es de 10 años aproximadamente, a partir de ahí no se recomienda dormir en él ya que se empiezan a perder las prestaciones del colchón.

En el caso de que esté en perfecto estado pero se desee comprar otro colchón, existe la posibilidad de donarlo a una ONG o asociación.

Reutilizar debería ser la primera opción cuando tenemos colchones o cualquier otro objeto que ya no queremos pero todavía se puede utilizar.

Si has tomado la decisión de tirar tu colchón, lo más adecuado es reciclar el mismo. Aproximadamente el 90% de los materiales con los que está fabricado un colchón son reutilizables y reciclables.

Además, prácticamente todos los ayuntamientos disponen de un servicio de recogida de mobiliario totalmente gratuito, en el cual se incluye la recogida de colchones de cama. Simplemente hay que contactar con los servicios municipales de recogida de basuras para solicitar la recogida dejándo el colchón en el punto y fecha acordada.

Otra opción es dirigirte al punto limpio de tu ciudad, lugar en el que se depositan todos los residuos domésticos que no pueden ser tirados a la basura o reciclados.

A diario son muchos los colchones que no llegan a los vertederos porque son abandonados en la vía pública. Esto es un problema, ya que atraen insectos, roedores, etc. que pueden originar posibles plagas y problemas para las comunidades de vecinos.

También, dejar colchones en la calle puede provocar incendios como ha ocurrido en diferentes ocasiones por culpa de no hacer lo correcto en estos casos.

Después de leer este artículo, esperamos que ya sepas qué hacer cuando quieras comprar un colchón nuevo 🙂

Accede a nuestro catálogo de colchones aquí.